Como escoger terapeuta

La Asociación Psiquiátrica Americana define a la psicoterapia en términos genéricos como cualquier tipo de tratamiento basado principalmente en la comunicación verbal y no verbal con el paciente, que difiere específicamente de los tratamientos electrofísicos, farmacológicos o quirúrgicos.

Para la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas la psicoterapia es un tratamiento de naturaleza psicológica que, a partir de manifestaciones psíquicas o físicas de sufrimiento humano, promueve el logro de cambios en el comportamiento, la adaptación al entorno, la salud física o psíquica, la integridad de la identidad psicológica y el bienestar biopsicosocial de las personas y grupos tales como la pareja o la familia. Es interesante remarcar que esta concepción no presupone una orientación o enfoque teórico definido.

En síntesis, se entiende a la psicoterapia como un tratamiento en el que:

  • Una persona que cura, capacitada y socialmente autorizada, cuyos poderes (capacidades) curativos son aceptados por el que sufre y por su grupo social o por una parte importante de él.
  • Una persona que sufre y busca alivio en la persona que cura.
  • Una serie de contactos circunscritos, más o menos estructurados entre la persona que sufre y la que cura, por medio de los cuales el que cura, a menudo con la ayuda de un grupo, intenta producir ciertos cambios en el estado emocional, las actitudes y la conducta del que sufre. Todos los implicados creen que estos cambios le ayudarán. Aunque pueden utilizare accesorios físicos y químicos, la influencia curativa se ejerce principalmente por medio de las palabras, actos y rituales en los que el que sufre, el que cura, y el grupo (si existe) participan conjuntamente.
Pautas a tener en cuenta al elegir un terapeuta

Cuando advierta que no puede afrontar sus problemas solo y sienta que necesita ayuda: acuda a un terapeuta. Recuerde que cuanto más tiempo transcurre sin resolverlo mayor será el esfuerzo requerido en el tratamiento.

Existen distintos enfoques terapéuticos. Psicología no es sinónimo de Psicoanálisis. Interiorícese sobre los distintos abordajes existentes antes de elegir un terapeuta. Averigüe con cuál se siente más cómodo.

Hay enfoques que tienen mayor eficacia en el tratamiento de determinado tipo de problema. Conozca qué tipo de terapia le conviene. Como paciente uno tiene el derecho a elegir. Esto es: seleccione el terapeuta que trabaje con el abordaje que prefiere.

Es fundamental congeniar con la persona del terapeuta, sentir que se tiene "feeling" con él. De hecho, las investigaciones demuestran que la calidad de la relación es más importante que el enfoque teórico y técnico que utilice. Aún si pide asistencia en una obra social, puede elegir el marco teórico, la edad y el sexo del terapeuta. Es importante que el profesional que lo asista tenga una buena formación. Pida recomendaciones a personas que se hayan tratado con él.

Al escoger un terapeuta para sus hijos tome todas las precauciones que considere necesarias. Recuerde que puede realizar varias entrevistas con el profesional antes de hacer la elección.

Si usted no se siente conforme, cree que ha pasado el tiempo y no alcanzó las metas que se habían propuesto, o si tuvo un entredicho, no dude en conversarlo con su terapeuta. Recuerde que tiene todo el derecho de exigir porque es un servicio que está pagando. Siempre está a tiempo para cambiar de profesional, de ser necesario. Por último, recuerde que un tratamiento psicoterapéutico dista mucho de se una solución mágica: requiere de voluntad y esfuerzo para lograr cambios.

subir ››

Como me doy cuenta si necesito hacer terapia

No existe una fórmula que indique cuándo es necesario acudir a un terapeuta, sino que suele ser una valoración subjetiva.

Sin embargo, Fernández Alvarez presentan ciertas características que justifican una indicación psicoterapéutica, las cuales serían:

  • Un malestar, sufrimiento o queja implícito o explícito, sea indefinido, o relacionado a alguna causa.
  • No limitar la atribución de dicho padecimiento a un desorden físico o a uno social (discriminación, desempleo).
  • Sensación de que mediante acciones voluntarias y conscientes es imposible evitar el sufrimiento, pero que se podrá mejorar produciéndose algún cambio dentro de ella misma.
  • Creencia sobre que ciertos cambios internos, con la ayuda de un terapeuta, eliminaran o atenuaran el malestar.

Se le sugiere, para averiguar si se beneficiaría de hacer terapia, que realice las siguientes preguntas:

  • ¿Se siente vulnerable para enfrentar ciertas dificultades?
  • ¿Se siente demasiado exigido y tiene la sensación de que no es capaz de afrontarlo solo/a?.
  • ¿Ha estado anteriormente en una situación como ésta? Recuerde que hizo para salir de ella. ¿Se le ocurre qué puede intentar a partir de ahora para controlar esta situación?.
  • ¿En qué está afectando este problema su vida cotidiana? (sueño, trabajo, relaciones con los demás, estado de ánimo)?

Comente lo que le ocurre con una persona cercana y pregúntele si últimamente ha notado un cambio en su conducta o estado de ánimo.

Reflexione acerca de cualquier cambio que se haya producido en el último tiempo y que lo pueda relacionar con su sufrimiento.

subir ››

Mitos

Sólo acuden a un psicólogo las personas que están medio locas o aquellas que no tienen remedio. Esto no es cierto, dado que existen distintos tipos de problemas psicológicos, cada uno de los cuales supone una gravedad de distinto grado. Pero, en cualquier caso, se puede trabajar para mejorar la calidad de vida de la persona independientemente del problema que presenta.

A partir de determinada edad no tiene sentido acudir a un psicólogo. Esta afirmación es falsa, si bien es cierto que la capacidad de cambio de las personas es mayor cuanto menor edad tiene, no hay que olvidar que la condición imprescindible para modificara cualquier hábito o conducta es el interés por conseguirlo, condición totalmente independiente de la edad.

Las personas no cambian nunca. Esto es una creencia falsa nuevamente, dado que las personas pueden modificar determinados aspectos de su forma de comportarse, pensar o sentirse, siempre y cuando vean la conveniencia de hacerlo y un profesional calificado le haya facilitado las pautas adecuadas para ello.

Cuando se empieza a ir al psicólogo, es para siempre. Esta aseveración también es falsa, ya que cada paciente acude al psicólogo por encontrarse en una situación complicada que no es capaz de manejar. Durante el tiempo de intervención irá aprendiendo cómo hacerlo y las estrategias que adquiera le servirán incluso para situaciones problemáticas posteriores.

subir ››

Escuelas Psicológicas
TERAPIA CONDUCTISTA

Este enfoque enfatiza el papel del proceso de aprendizaje en la generación de trastornos. Es decir, ciertas conductas que se aprenden se transforman en hábitos perjudiciales para la persona. Hace hincapié en las condiciones presentes como causantes del trastorno. La eliminación de los síntomas significa la desaparición de la enfermedad.

Los tratamientos son breves e implica la sustitución de las conductas desadaptativas por nuevos patrones de conducta que no produzcan ansiedad. El terapeuta asigna tareas específicas, entrena al paciente en ciertas habilidades. Requiere menos tiempo que otro tipo de terapias y, por lo tanto es más económica.

Algunas aplicaciones clínicas frecuentes son:

  • Fobias
  • Dependencia de Alcohol
  • Anorexia Nerviosa
  • Bulimia Nerviosa
  • Esquizofrenia
  • Disfunciones Sexuales
  • Enuresis
  • Dificultad para orinar en lugares públicos
  • Obsesiones
  • Compulsiones
TERAPIA PSICOANALÍTICA

Explica el trastorno basándose en la motivación. Es la naturaleza inconsciente del conflicto la que impide que la persona pueda revertir voluntariamente la situación. Su objetivo es descubrir el origen del conflicto intra psíquico a través de los relatos del paciente. Dado que este origen se remonta a los primeros momentos de vida del paciente los tratamientos suelen ser prolongados. Promueve un cambio en la personalidad a través de la comprensión de los conflictos del pasado. Se le enseña al paciente a hacer consciente los pensamientos y a reconocer las resistencias naturales a la voluntad de la mente.

TERAPIA COGNITIVA

Es un tratamiento de corto-mediano plazo que utiliza la colaboración activa del paciente. Los pensamientos del paciente se consideran hipótesis a verificar. En colaboración con el terapeuta se elaboran alternativas y se las pone a prueba en situaciones reales.

Aplicaciones clínicas en las que demuestra tener éxito:

  • Depresión
  • Distimia
  • Trastornos de Ansiedad
  • Fobias
  • Anorexia Nerviosa
  • Bulimia Nerviosa
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo
  • Hipocondría
TERAPIA SISTÁMICA

Este enfoque se basa en los conceptos tomados de la Teoría General de los Sistemas. Un sistema es un conjunto de elementos dinámicamente estructurados, cuya totalidad genera propiedades que, en parte son independientes de aquellas que poseen los elementos por separado. Por lo tanto hay que tener en cuenta la interacción entre estos elementos. Por otro lado, estos sistemas tienen la propiedad de autorregularse.

Los síntomas se consideran expresiones disfuncionales del sistema familiar. La solución del problema se encuentra supeditada al cambio en los patrones disfuncionales de dicha interacción familiar.

Suele ser indicada para:

  • Conflictos familiares
  • Conflictos interpersonales
  • Adicciones
  • Divorcio
  • Conflictos de pareja
  • Violencia familiar
  • Problemas de comportamiento en niños y adolescentes
TERAPIA GUESTÁLTICA

Una de las finalidades de este enfoque es promocionar el "darse cuenta" de las emociones y sentir el momento. También supone que una persona insatisfecha continúa elaborando asuntos inconclusos del pasado en su actividad presente.

Los tres principios de la terapia son:

  • Valoración de la actualidad: Se pretende que el sujeto no se refugie en el pasado
  • Valoración de la conciencia y aceptación de la experiencia: Más allá de los discursos intelectuales y las interpretaciones
  • Valoración de la conciencia y aceptación de la experiencia: Más allá de los discursos intelectuales y las interpretaciones
PSICODRAMA

Se basa sobre el concepto de “catarsis” , que implica que se actúan experiencias nocivas y esta revivencia tiene efectos curativos. La técnica consiste en elegir un lugar o escenario para la representación, también hay un director de escena (el terapeuta), un protagonista que pone en escena lo que se le ocurre, co-actores y un público. El protagonista tiene que intentar lograr revivir su realidad, pero al mismo tiempo experimentar y poner a prueba posibilidades nuevas de experiencia y de conducta. Se intenta, mediante la representación que los problemas se vuelvan claros para el protagonista y para el grupo.

TERAPIA GRUPAL

Es un tratamiento en el que los pacientes, seleccionados a partir de ciertos criterios, se colocan en grupo coordinado por un terapeuta experto, para ayudarse unos a otros a efectuar cambios y superar sus problemas. Se utilizan distintos enfoques en la terapia de grupo (de orientación conductual, psicoanalítica, transaccional, cognitiva) dependiendo de las necesidades de las personas.

Las dos ventajas claras de la terapia de grupo son: la oportunidad de obtener información inmediata por parte de los compañeros del paciente sobre las situaciones que experimenta, y la oportunidad, tanto para el paciente como para el terapeuta, de observar las respuestas psicológicas, emocionales y conductuales del sujeto frente a determinados temas o situaciones, gracias a la interacción con las demás personas del grupo. Además, el grupo provoca un compromiso especial para con uno mismo y con los demás, que ayuda a la modificación de la conducta desadaptada.

Suele proveer un mayor enriquecimiento por la interacción con los compañeros, además de tener la posibilidad de aprovechar distintos puntos de vista, y por lo tanto, obtener diferentes soluciones frente a un mismo problema.

Es una modalidad económica, y suele necesitarse de un tiempo menor para ir experimentando modificaciones en uno mismo y en las personas que lo rodean.

Es por excelencia, la modalidad de trabajo psicoterapeútico de mayor auge de esta época.

Es frecuente su indicación para:

  • Fobias
  • Problemas para enfrentar situaciones estresantes
  • Problemas para enfrentar situaciones de cambio
  • Conflictos con adolescentes
  • Problemas familiares
  • Conflictos de pareja
  • Celos
  • Timidez
TERAPIA FAMILIAR

La familia funciona como si fuera una unidad, un sistema, con una homeostásis (equilibrio) particular de relaciones que se mantiene indiferente a su nivel de desadaptación. El objetivo de este abordaje es el de reconocer y confirmar el patrón subyacente del sistema que mantiene el equilibrio, y ayudar a la familia a comprender el significado y propósito de dicho patrón. También se trata que la familia pueda satisfacer las necesidades emocionales de un miembro de la familia, reforzar su capacidad como unidad para hacer frente a los conflictos, y por último influir en la identidad y valores de la familia para que los miembros se orienten hacia la salud y el crecimiento.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Linn, Steven; Garske John (1998): "Psicoterapias contemporáneas. Modelos y métodos". España,
Biblioteca de Psicología. Desclée de Brower.
Kriz, Jurgen: "Corrientes fundamentales en psicoterapia".

subir ››

Diseño Webespacio